Desde casos como el Tusunami o lo de Robinson Crusoe hasta la carcajada del Ministro de Economía, existe, por lo menos, una sensación de deficiencias de competencias políticas entre los miembros del gobierno. Y es que para todos es llamativo que el gobierno de los mejores esté tan mal preparado para enfrentar los más nimios...