La 6ta Encuesta Nacional de Juventud muestra una sociedad segregada y, por sobre todo, una juventud distanciada de la política y de la democracia misma.