Los conservadores suelen ser avezados exponentes del contorsionismo ideológico. Desde que la modernidad instauró la idea de la inevitabilidad del progreso científico, económico y social, su terco afán por defender las tradiciones ha debido reconocer sucesivas derrotas. Al día de hoy, sus fracasos más estruendosos han sido a manos del liberalismo decimonónico y de la...