Nunca me he tragado completamente el argumento de los liberales de mercado acerca de la superioridad de la gestión privada por sobre la pública. Por muchos años he escrito columnas en las que, ocasionalmente, he defendido la tesis contraria o bien he puesto en duda las mentadas virtudes del trabajador privado por sobre el empleado público....