La salud y la vida de los seres humanos tienen un valor intrínseco más profundo que su capacidad de pago. A la luz de dicho principio, debemos reestructurar de manera realista la inversión global en salud.